En entradas anteriores, he hablado de la importancia de la gestión del tiempo. Hemos visto los principios del método GTD (Getting Things Done) y del método pomodoro. Estos métodos, así como otros que iremos viendo más adelante, son muy interesantes y útiles, pero sin un sistema real (un gestor de tareas) no sirven de mucho. Así que hoy he decidido enumerar las características que debe de tener un gestor de tareas que cumpla con mis necesidades.

tareas

El gestor de tareas debe ser capaz de:

  1. Crear tareas
  2. Agrupar tareas en forma de proyectos, de contextos, o jerárquicamente
  3. Incluir fechas límites
  4. Incluir alarmas o recordatorios de las fechas límites
  5. Incluir fechas de inicio (de esta manera, las tareas sólo aparecerán cuando sea el momento de trabajar con ellas)
  6. Definir prioridades en las tareas
  7. Acceder a las tareas tanto desde mi ordenador personal como de mi teléfono móvil (en otras palabras, que exista sincronización).
  8. Ver de forma sencilla las tareas con fecha límite de hoy, y con fecha límite de los próximos días.

Estos son los requerimientos necesarios para un gestor de tareas desde mi experiencia. En posteriores entradas, analizaremos los gestores de tareas más populares.