Interesante artículo de Zigor Aldama desde Shanghái, que te hace reflexionar sobre la diversificación de las empresas y la globalización de productos y servicios en la actualidad. A continuación podéis leer un fragmento de este artículo publicado en el País el 20 de julio del 2013.

“Los surcoreanos tienen la posibilidad de vivir una vida exclusivamente Samsung: pueden nacer en el Samsung Medical Center, crecer utilizando el software educativo de la empresa, y disfrutar a través de un televisor de Samsung Electronics, ubicado en el salón de su apartamento construido por Samsung C&T, de un partido de béisbol en el que participa un equipo cuya propietaria es, sí, Samsung. Airearse en un crucero a bordo de un barco de Samsung Heavy Industries, o desmelenarse en el parque temático de Samsung Everland. Y si les da un infarto en la montaña rusa no pasa nada, porque pueden utilizar su teléfono Samsung Galaxy para avisar al hospital en el que nacieron, donde utilizarán la tecnología de Samsung Healtheare, para tratar de salvarle la vida. Si no lo logran, Samsung Life ofrece todo tipo de seguros de vida. Pagados, lógicamente, con una Samsung Card…”.